Juan Yern, dueño del restaurante Es Molí de Sal de Formentera y además juez de paz, asegura que el incidente fue muy desagradable. "Aquí la gente es muy amable, está de vacaciones y encontrarte con un cara dura así no es agradable", lamentaba.

El empresario ha relatado a 'Espejo Público' el menú completo que pidió este turista italiano. Una cantidad que bien podría ser para un grupo de personas y no para un solo comensal. El individuo en cuestión tomó: 9 ostras, 2 cajitas de pescado que contienen calamar, gamba, boquerones y sepia, casi 1 kilo de gamba roja de Formentera (que hizo pelar porque la quería cruda), pan con tomate, un sorbete, medio cubo de helado con frutos secos y chocolate caliente,6 cervezas grandes, pasta con bogavante y un café solo.

La cuenta ascendía a 416,60 euros. Cuando el comensal terminó de comer alegó que no tenía dinero y no podía hacer frente al pago. Pese a que, tal y como señala el dueño del local, fue advertido en todo momento del precio de la comanda.

Ante su negativa a abonar el montante le pidieron que esperara hasta que se personara la Guardia Civil. Posteriormente le trasladaron ante el juez en Ibiza y actualmente está a la espera de juicio.