El centro educativo de su hijo les ha mandado una carta en la que condenan rotundamente la sentencia al 'procés'. "Estos días lo estamos viviendo fatal, como se vivió hace dos años", declara esta madre.

No entiende que el centro se pronuncie sobre acontecimientos de naturaleza política. Lamenta que la mayor parte de los padres no denuncie esta situación y hagan "la vista gorda". "Estamos jugando con el futuro de los hijos, de España y de Cataluña", lamenta.