El único superviviente del accidente de coche de José Antonio Reyes relató a los agentes que recuerda que el vehículo iba muy rápido antes del siniestro. El joven quedó ileso del golpe y fue intentado rescatar a los otros ocupantes del vehículo cómo se produjo las quemaduras que presenta en el 60% de su cuerpo y que le mantienen ingresado en estado grave.

Según las palabras del joven lo único que le venía a la mente tras el impacto es que iban a mucha velocidad. Desconocía si hubo un fallo o despiste y, según sus palabras, vio el coche volar.

Aunque los primeros indicios apuntan a que el coche podía circular a más de 130 kilómetros por hora, la velocidad exacta no se determinará hasta que finalice el estudio matemático.

El coche se calcinó por completo debido al impacto del vehículo contra un tramo de 200 metros de hormigón.