Joffre tiene 22 años y un historial considerable de denuncias por agresiones sexuales. Varias de ellas, surgidas a raíz de este caso. Sobre la noche en la que supuestamente él y otros amigos abusaron de una chica de 19 años no recuerda lo que sucedió con claridad. Señala que tiene lagunas, que estaba drogado, pero también que no participó en la agresión.

Relata el joven que debido a los efectos del alcohol y las drogas se quedó dormido en una silla y cuando despertó en el sótano de la casa se encontró la escena con la chica. Varios amigos abusaban de ella, pero él no participaba, según su testimonio.

Asimismo declaró que en el momento en el que los jóvenes abusaban de la chica entró la madre de uno de ellos y fue cuando avisó a la Policía. El juez no creyó la amnesia selectiva y le envió a prisión.