Aspirantes a Guardia Civil han denunciado las complicadas pruebas de ortografía a las que se sometieron durante las oposiciones. Aseguran que los exámenes no fueron equitativos, siendo el ejercicio de uno de los días de mayor dificultad.

Ignacio Ucelay, abogado de los alumnos y Antonio Martín, licenciado en Filología Hispánica, que actúa como perito en el caso, han aclarado en 'Espejo Público' las causas por las que se llevó a cabo esa denuncia.

Explican que en algunas de las preguntas las palabras en cuestión eran de escasa o nula frecuencia de uso, por lo que los opositores no se podían esperar el elevado nivel de competencia cuando se preparan para pasar una prueba de ortografía básica. Este examen provocó que más de 10.000 aspirantes de los 27.000, se quedasen sin poder optar a las oposiciones.