El letrado señala que el propio padre reconoció ante el Juzgado de la Familia que no podía estar con los niños debido a su horario laboral y que en el caso de estar con ellos serían sus padres quienes tendrían que hacerse cargo de los pequeños. Pone de manifiesto que el padre aseguró que en un futuro intentaría cambiar esa situación.

Establece que la sentencia reconocía que es normal que cuando existe una jornada laboral se recurra a la ayuda familiar e incluso a la ayuda de personas externas a la familia, pero puntualiza que esa ayuda debería ser puntual y no total.

Asegura ademas el letrado que el padre ha podido desarrollar la custodia compartida desde que se dictó la sentencia hasta que se ha revocado y ni si quiera ha hecho uso de ese derecho. "Jamás ha ejercido la custodia pudiendo hacerlo", matiza.