La mujer, que tiene antecedentes por estafa, aseguró a la Policía que encontró la cabeza en la puerta de su casa y la guardó en una caja al ser el único recuerdo que le quedaba de su pareja.

El pasado mes de febrero María del Carmen denunció la desaparición de su pareja sentimental. Al iniciarse la búsqueda de Jesús los agentes le avisaron de que registrarían su casa en busca de pruebas para esclarecer el caso. Fue entonces cuando la detenida le entrego una caja de cartón a una amiga. Le explicó que contenía juguetes sexuales que no quería que vieran los agentes.

Con el paso de los días esta vecina abrió la caja y se encontró con la desagradable sorpresa de que contenía una cabeza humana. Los detalles del caso revelan que la cabeza había sido cocida para que no oliera y envuelta posteriormente en papel de aluminio.