Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Recomendaciones del psiquiatra José Carlos Fuertes

Cómo identificar el estrés postraumático que nos genera el coronavirus y 5 consejos para superarlo

La pandemia de coronavirus está colapsando en su tercera ola el sistema sanitario. Los profesionales de la salud acusan el ritmo frenético de asistencia que marca el virus y muchos sufren en llamado trastorno de estrés postraumático. El psiquiatra José Carlos Fuertes enseña a identificarlo y aporta cinco consejos para superarlo.

José Carlos Fuertes, psiquiatra forense y colaborador habitual de Espejo Público, asegura que por estos días se repiten los casos de estrés postraumático entre profesionales de la salud por la situación de coronavirus que soporta la sociedad. El trastorno por estrés postraumático viene acompañado en ocasiones de cuadros depresivos, ansiedad y ideación autolítica "en un porcentaje preocupante", apunta.

Pone de manifiesto que hay que cuidar al cuidador porque "si no se adopta esa actitud las cosas van a ir de mal en peor y habrá un maremoto".

Define el psiquiatra el estrés postraumático como un estrés continuado que termina por desbordar a la persona. "Cuando estás en una UVI o en un servicio de urgencias y se ve que volvemos otra vez a empeorar y esas situaciones terribles que hemos vivido regresan, el desmoronamiento de la persona es brutal", mantiene Fuertes.

Los síntomas más comunes de que nos encontramos sumidos en un trastorno de estrés postraumático son la irritabilidad, angustia, insomnio, reminiscencia de los hechos, sentirnos bloqueados y no poder llevar a cabo una labor asistencial.

Para poder superar este estado incómodo que dificulta a la persona seguir con su día a día, el facultativo aporta cinco recomendaciones básicas:

- Aprender a relativizar la vida

- Tener presente que la pandemia de coronavirus es un hecho transitorio y que esto va a pasar

- La persona tiene que entender que su implicación en los hechos es limitada y debe buscar otras parcelas de ocio.

- Refugiarse en la familia puede ser una buena vía de escape para superar esta situación