Chema Gil Garre, director de emergencia de la Comunidad Valenciana, se encuentra en los Alcáceres, Murcia y explica que la situación del lugar es catastrófica. "Es un desastre natural aun mayor que el que ocurrió hace tres años cuando el pueblo quedó arrasado por el agua y este año las precipitaciones han sido mayores", así describe la Gil Garre como se encuentra el municipio.

Algunos de los estragos que están provocando las lluvias torrenciales es la rotura de "un trozo del canal de drenaje de uno los campos más importantes de Cartagena, lo cual está haciendo que se aneguen hectáreas de terreno y se metan hacia las zonas residenciales. Con lo cual la situación es complicada", explica el director de emergencia.

"El primer paso es no coger el vehículo y ante la duda volver sobre nuestros pasos y buscar zonas altas alejadas del agua" aconseja Gil Garre.

"La gente debe sentirse en buenas manos. Si bien es verdad, este fenómeno meteorológico adverso es histórico y tenemos que enfrentarnos a él con nuestra inteligencia, capacidades y ayuda de la gente con medidas de auto protección. Esto es histórico, jamás en decenas de años, había visto una cosa así y hay acumulados de más de 200 litros por metro cuadrado en las últimas seis horas, pero en las últimas tres se han producido más de 100 por lo que estamos ante un fenómeno absolutamente extraordinario"