A la artista Charo Reina le da muchísima pena "que un ser humano sea capaz de jugar con los sentimientos ajenos usando una enfermedad que no era como él contaba". Paco Sanz aseguraba tener una enfermedad terminal y padecer decenas de tumores sin tratamiento alguno. Una patología inexistente con la que defraudó más de 350.000 euros.

Reina lamenta que se juegue con la buena voluntad de las personas de bien. "Hay veces que se usa el corazón antes que la cabeza y pasan estas cosas", señala. Paco Sanz contactó con Charo Reina a través de su cuenta de Twitter y tras descubrir el fraude ésta decidió cancelar su cuenta en la red social.

Charo creyó en la enfermedad de Paco, le hizo varias donaciones económicas e incluso llegó a invitarle a él y a su madre a uno de sus conciertos en Valencia.