La joven de 22 años había desaparecido hace un año pero no fue hasta el pasado diciembre cuando su madre denunció su desaparición. Fue entonces cuando se puso en marcha el dispositivo de búsqueda de la mujer que terminó con el macabro hallazgo.

La pareja vivía en una habitación alquilada en una vivienda de Alcalá de Henares (Madrid). El propietario del piso convivía con ellos. Esta mañana se enteraba del suceso por la Policía. Ha querido aclarar ante los medios que no tiene nada que ver con el suceso y que desconocía lo sucedido.

Se desvinculaba del acto y justificaba así no haberse dado cuenta de lo que el inquilino guardaba en su domicilio: "Es igual que cuando entras por un supermercado y pasas por la sección de frutería, no hueles a piña. Él tenía su nevera y yo la mía. Yo en la mía tengo chope y mortadela como todo el mundo". Comentario que le ha afeado la presentadora Susanna Griso por la "poca sensibilidad en sus manifestaciones públicas".