César Román, conocido como el 'Rey del Cachopo', fue condenado por el asesinato de su novia Heidi, que apareció descuartizada en una nave industrial en Las Rozas. La carta, escrita de su puño y letra, la escribe ahora porque dice que "es el momento adecuado para hablar y para defender que él no mató a su novia".

Asegura que está muy preocupado por lo que pueda pensar su familia de las mentiras que se dicen de él. "Lo que se está contando también lo está escuchando mi hija y estoy en la cárcel por una barbaridad que no he cometido", destaca. Acusa a una especia de mafia de haber cometido el crimen.