Muerte en quirófano

El cambio de versión del anestesista que operó a Sara: "El cirujano extraía sangre en vez de grasa"

Espejo Público desvela las contradicciones del anestesista que participó en la operación estética de Sara, la madre murciana que murió tras someterse a una lipoescultura. La familia no entiende este cambio en la declaración.

Publicidad

La familia de Sara acusa al anestesista que intervino en la operación que le costó la vida a la mujer de cambiar su versión. El sanitario señalaba en un primer momento que la operación se llevó con 'ausencia de complicaciones" y más tarde cambió su versión y declaró al servicio de salud que el cirujano estaba extrayendo sangre en vez de grasa.

El pasado 10 de diciembre el anestesista detallaba en un informe todo lo ocurrido en la operación:

"La paciente durante la intervención mantuvo tensiones arteriales aceptables. Se extubó sin incidencias pasando reanimación en REA ingresa extubada, consciente y orientada". El anestesista incluso descarta que la paciente pueda desangrarse:

"Se realizan varias valoraciones del estado de la intervención, descartando la posibilidad de sangrado activo".

Aunque de repente, al final del documento, afirma que la paciente necesita transfusiones de sangre:

"Tras la administración de 3 concentrados de hematíes, al seguir necesitando dosis altas de drogas vasoactivas para mantener tensiones arteriales, se decide su traslado al hospital"

El anestesista asegura que no lo hace en una ambulancia cualquiera: "Se avisa al 112 y se traslada en UCI móvil"

Así acaba este informe con la versión del anestesista sobre la operación, que solo 4 días después....cambia radicalmente. A los inspectores del servicio murciano de Salud sí les confiesa que hubo complicaciones: "La paciente sufre episodios de hipotensión, comentándole al cirujano la hipotensión y le aviso del color hemático del tejido graso que se saca así como que termine la intervención por las cifras tensionales".

Ezequiel, exmarido de Sara, señala que en su segunda declaración el anestesista señala que él pidió que se parara la intervención. Quiere dejar claro que Sara no acudió a una clínica lowcost sino que acudió a un centro que se publicita a nivel internacional. "El aval primero tiene que ser de la clínica, del cirujano: Sara confía primero en una clínica y luego en el cirujano".

Puedes ver los interrogantes en el caso de la mujer que murió tras someterse a una lipoescultura en Espejo Público a través de Atresplayer.

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Publicidad