La socorrista vio como unos bañistas se metían en el agua vestidos y en ropa interior. Decidió usar el silbato para llamar su atención. A los bañistas no les gustó que reclamara su atención y le agredieron físicamente. Uno de ellos le propinó una patada en el abdomen. Una zona delicada para la víctima, ya que ha sido operada recientemente del útero.

Un testigo que se encontraba en la piscina ha relatado a 'Espejo Público' que la agresión se produjo en la salia del recinto "donde se concentró mucha gente". La socorrista intentó abandonar la instalación y sufrió la patada.