En un edificio de Manilva un hombre retuvo a otro maniatado y ensangrentado en el balcón. Según apuntaba Juan Cano, periodista de 'Diario Sur', el agresor redujo a la víctima en el interior de la vivienda y le maniató, seguidamente le causó una lesión grave en la cabeza con un cuchillo, que le provocó un corte que requirió 12 puntos de sutura.

Como manifestaba el periodista, se trataba de un caso de índole doméstica: víctima y agresor vivían juntos con la pareja de este último. Además, añadía que existen varias especulaciones, entre ellas un presunto asunto de celos y otra por posibles impagos del alquiler de la casa. En cualquier caso, la trifulca la desencadenó un móvil cuyo paradero se desconoce.

Los agentes de Policía vieron la situación y actuaron de inmediato. Un factor clave para retener al agresor fue su pareja, que viendo su vida amenazada, salió de la vivienda. Los agentes le pidieron que volviese a la casa para que les facilitase el acceso a esta y pudiesen entrar, abordando por sorpresa al atacante, que no opuso resistencia.

Tanto Juan Cano como Serafín Giraldo, inspector de Policía, califican la actuación policial de "brillante y ejemplar", por la rápida toma de decisiones y la buena intervención de los agentes.