María Luisa García-Blanco señala que este recurso no persigue un resultado práctico ni una sentencia inmediata, sino el derecho a la información en un contexto electoral. "Se trata del compromiso de Atresmedia con el derecho a informar con plenitud frente a la decisión restrictiva de la Junta electoral central que le obligó a entregar a la ciudadanía una información parcial", señala la letrada.

Añade además que no se trata de un debate jurídico inaccesible, sino de algo acorde con el sentido común y la sociedad actual.

Por su parte, Isaac Salama entiende que el criterio de la Junta electoral "ha sido reestrictivo con un derecho fundamental previsto en la Constitución y en el convenio europeo de derechos humanos". No cree que ningún partido político tuviera las expectativas electorales que los cinco elegidos por Atresmedia.

Si el Supremo desestimara este recurso, los letrados recurrirían al recuro de amparo y el recorrido final se encontraría en Estrasburgo y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.