Lo que hizo sospechar a Ana definitivamente de su pareja fue un mensaje en árabe previo a la ejecución de un atentado: "Dominio Yihad hoy vuelve al paraíso". Al ver esto, la mujer acudió a una comisaría de Policía y activó una investigación que propicia la detención del terrorista.

"El terrorista está a punto de salir de prisión tras llegar a un acuerdo"

Tras denunciar a su pareja se convirtió en testigo protegido. Pero tras el juicio, pierde esa protección. El Ministerio del Interior le ha ofrecido una nueva identidad, pero solo a ella, no a sus dos hijos menores. Ana se siente desprotegida y más cuando el terrorista está muy cerca de salir en libertad tras llegar a un acuerdo.

"No tengo vida privada, voy a todos los lados con Policía", lamenta. "Necesito más medios para garantizar la seguridad de mis hijos porque sigo viviendo en el mismo sitio, él conoce nuestras rutinas y se puede vengar", señala.

El programa de protección de testigos alega que no hay dinero para poder enviarla a otra ciudad y que en todo caso esa responsabilidad dependería del Ministerio de Justicia, donde también carecen de recursos económicos.