'Espejo Público' ha accedido a la declaración de Juana Rivas en el juicio por sustracción de menores. Juana fue condenada a cinco años de cárcel y seis sin sus hijos. Cuenta Juana en sede judicial que en mayo de 2016 se fue a vivir con Arcuri en Italia "para probar fortuna". Cuenta que convivían en la misma casa pero asegura que "era muy difícil estar cerca de este hombre".

Rivas deja patente que sabía que la Justicia le estaban reclamando a sus hijos y pese a ello no los entregaba. Pensaba que iba a ser imposible que le reclamaran a los hijos debido a que su marido era "un maltratador", según sus palabras.

Relata que dejó Italia porque "no quería vivir más bajo las torturas de su marido"."Yo me encargaba del cuidado de los hijos, él me decía que me había equivocado, que no hubiese parido, que era mi decisión", señala.

La fiscal quiso dejar patente en su interrogatorio el desarraigo al que había expuesto a sus hijos al llevárselos de Italia