El equipo de Espejo Público ha tenido acceso a las explicaciones que daban el sospechoso de matar a Javier Ardines, Pedro Nieva, y su pareja, prima de la mujer de Ardines, a los familiares. Nieva aseguraba a la familia que iban a encontrar a los que habían asesinado a Ardines: "Tranquilos. No os preocupéis. Van a encontrar a los hijos de puta que han hecho esto". Una parte de la familia de Ardines ha explicado que no vieron a Nieva después del asesinato, por el contrario, otros familiares aseguran que hablaron con él.

En su declaración, uno de los autores materiales del crimen de Ardines ha asegurado que solo pretendían darle 'un susto' al edil de Llanes. Para ello, su plan era colocar una valla en mitad de la carretera a modo de trampa para que tuviera que bajar del coche y en ese momento asaltarle.

El sicario ha explicado que Ardines pudo esquivar la valla así que decidieron dejar pasar un par de días y volver a intentarlo. En esta segunda ocasión colocaron tres vallas. Ardines no tuvo más remedio que bajarse del coche para apartalas. En ese momento, los sicarios le atacaron.

"Abrió la puerta, se bajó del coche y caminó hacia las vallas para quitarlas. Entonces saltamos a por él. Los faros del coche le deslumbraban y no pudo vernos bien y además mi compañero lo primero que hizo fue rociarle la cara de gas pimienta", ha explicado.

El sicario ha declarado que Ardines tiró una valla y salió corriendo. "Le perseguimos. Yo llevaba un palo en la mano y mi compañero un bate de béisbol. Mi compañero consiguió golpearle en la cabeza fuerte. Al final se cayó al suelo. A mi pareció que estaba muerto y le dije a mi compañero, corre, vámonos. Salí corriendo de regresó pero él se quedó allí", ha declarado.