Todo ocurrió en la terraza de un pub de Fuengirola. Allí se encontraban dos matrimonios tomando algo cuando llegó un individuo y comenzó a meterse con las mujeres. Uno de los maridos intentó disuadirle pero este continuaba acosando a las esposas. Les quitaba las copas y se metía con ellas. Finalmente uno de los maridos consiguió que les dejara y abandonara la escena.

Este marido fue al baño del pub y cuando se encontraba miccionando fue atacado por el hombre que intentó abusar de su mujer. Le clavó en el cuello los restos de dos botellas rotas de cristal y terminó con su vida.

El presunto homicida fue detenido en el mismo lugar del crimen por agentes de la Policía gracias a la colaboración de los trabajadores del establecimiento.