El polémico artista Abel Azcona fue denunciado por formar la palabra 'pederastia' con hostias consagradas y fue citado ante el juez para declarar por su obra pero decidió no presentarse en sede judicial.

El artista explica que no lo hizo porque considera que "hay una persecución continua a los artistas" y cree que estos deben plantarse y desobedecer: "Creo que se ha creado un sistema donde el artista está continuamente perseguido y llega un momento en el que creo que debemos plantarlos porque es a única forma de que estas causas se archiven".

El artista cuenta que no robó las hostias consagradas, sino que acudió a eucaristías e hizo la fila para comulgar. En ese momento se guardaba la hostia y tras obtener un gran número de estas, hizo su obra.

Por su parte, Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos que interpuso la denuncia contra el artista, asegura que ellos denunciaron a Azcona a nivel personal y no como artista porque "un artista con talento no necesita hacer todo esto para hacerse publicidad".

Castellanos hace referencia además a un informe pericial, elaborado por el exsuegro del artista denunciado, en el que indica que esa obra demuestra "una carencia de destrezas" por parte de Azcona.

El artista defiende además que "el arte contemporáneo debe ser una herramienta social que se debe utilizar para provocar reacciones".