La ciudad de Barcelona se ha convertido en un escenario bélico en el que se suceden las barricadas, coches ardiendo y violentos enfrentamientos entre agentes de la autoridad y manifestantes.

Antifascistas e independentistas se persiguen por las calles de la ciudad condal para reventarse a golpes y patadas. En las imágenes de las revueltas llama la atención por su violencia cómo un grupo de personas agreden a un chico con una sudadera roja que tiene una grave lesión craneoencefálica.

La tensión ha llegado a los vecindarios. Vecinos que hace cuatro días mantenían una relación de cordialidad hoy están enfrentados por los disturbios que destruyen su barrio.

El balance de daños es de 19 detenidos, 18 heridos y 9 encarcelados desde el pasado lunes. Hasta el pasado miércoles los daños se cuantificaron en 882.000 euros.