Karim de seis años jugaba con su hermana en la Plaza de Espanya (Barcelona). Se subió a un pivote mal sujeto, que al desplomarse dejó descubierto un conducto de ventilación por el que el niño se precipitó. El niño cayó por un agujero de 30x60 y cuatro metros de profundidad. En pocos minutos los servicios de rescate acudieron a la zona. A pocos metros del lugar hay un parque de bomberos. Cuando sacaron al niño estaba consciente y fue trasladado al hospital donde recibió el alta a las pocas horas.

Otro niño, de 7 años, ha caído en un pozo en Alaraz (Salamanca). El pozo, de tres metros de profundidad, no tenía agua y por suerte, el menor pudo ser rescatado con una cuerda sin mayores problemas

La ambulancia sí llegó a la finca, al igual que un médico; y pese a que el menor se encontraba en aparente buen estado, se ha decidido su trasladado en un soporte vital básico al Complejo Asistencial de la ciudad para realizar una exploración y descartar lesiones.