Los vídeos que grabaron los propios pasajeros dentro de la aeronave muestran la desesperación de los presentes. En uno de ellos puede verse a una mujer visiblemente afectada que denuncia: "Estamos secuestrados en un avión".

El periodista Argimiro Pérez fue uno de los afectados que grabó imágenes de la tensión que se vivía en el interior del aparato. Agradece la fuerza de las redes sociales y los medios de comunicación para impulsar su denuncia.

A día de hoy el pasaje aún no sabe qué pasó con el vuelo. Después de permanecer seis horas retenidos el vuelo se canceló y fue pospuesto al día siguiente.

"En el avión había niños y mujeres embarazadas que han tenido que dormir allí", sostiene.