VÍDEO | EXCLUSIVA 'ESPEJO PÚBLICO'

VÍDEO | EXCLUSIVA 'ESPEJO PÚBLICO'

Ana Julia confiesa que intentó usar a un amigo como coartada para evitar ser sospechosa del crimen de Gabriel

Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz, utilizó a una persona como coartada para evitar las sospechas que se cernían sobre ella ante la desaparición del pequeño de 8 años en Las Hortichuelas (Almería). Asegura que la misma tarde en la que cometió el crimen fue a ver a su amigo Juan Carlos y le preguntó si había visto al niño. Con este gesto Quezada intentaba alejarse del punto de mira de los investigadores como principal sospechosa del crimen.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.