Considera el periodista que en los últimos tiempos está de moda negar el cambio climático pero asegura que, a juzgar por los efectos que está teniendo en regiones como su tierra, es una realidad "que va en serio y hay gente que lo vive en primera persona".

Recuerda que hace meses con la primera DANA varias localidades quedaron devastadas por lluvias torrenciales que estropearon todo. "Parece que la cosa remontaba y el pueblo de Los Alcázares lo ha vuelto a vivir en primera persona", lamenta.

A su juicio, la construcción desaforada y las malas canalizaciones estarían detrás de estos fenómenos. "Habría que hacer caso a quienes saben de esto que son los científicos", señala.