Después de 2 semanas de juicio y más de 30 testigos, el jurado del 'caso Ana Julia' solo ha necesitado 26 horas para declararla culpable del crimen del pequeño Gabriel. Las acusaciones piden prisión permanente revisable para Quezada, mientras su defensa ha aumentado la petición de condena a 15 años de cárcel por un homicidio.

Tal y como revela el periodista Alfonso Egea, para declarar culpable a Ana Julia no basta con un veredicto, también deben argumentarse los hechos probados.

Dos de los hechos probados más difíciles de argumentar eran que Ana Julia no se encontraba bajo los efectos de los medicamentos cuando cometió el crimen y que quería causarle un perjuicio a la madre del pequeño con sus acciones.

El jurado encuentra muy relevante el testimonio de un guardia civil que aseguró que Ana Julia no tenía en su poder medicación como para estar en un estado de alteración. Asimismo, se valen de los audios que se grabaron en el coche de la asesina para afirmar que sí tenía intención de dañar a Patricia, madre del menor, con sus acciones.