En la lista de las peor vestidas ocupa los primeros puestos Raquel Weisz con un vestido de Givenchy de látex rojo. Muy seguida de la actriz Sarah Paulson con un diseño rosa 'cut-out'. Otro de los 'looks' más controvertidos de la noche lo llevó la actriz Glenn Close con un vestido con capa de Carolina Herrera.

Entre los diseños más alabados se encuentran los de Charlize Theron o Jennifer López. Y si hay un invitado que puso la nota de color y atrevimiento a la gala ese es Billy Porter con un traje- vestido del diseñador Christian Siriano.