Los cientos de atunes muertos que han aparecido en las playas de Murcia tras el paso de la 'gota fría' se han convertido en objetivo del mercado negro. Estos ejemplares han muerto contaminados y las autoridades sanitarias advierten del peligro que supone ingerir este tipo de pescado.

Este atún se vende a 3 euros el kilo. Pueden encontrarse varados en la orilla, con las vísceras al aire y producen un terrible hedor. Las máquinas limpiadoras recogen cientos de atunes varados para quemarlos y hacer desaparecer esas especies infectadas.

Juán José Badiola, catedrático veterinario de la Universidad de Zaragoza, advierte de los peligros que entraña ingerir estos alimentos. "Es una temeridad, solo se debe consumir aquella carne que proceda de un animal que haya sido sacrificado de forma natural y conocida. Con las altas temperaturas puede haber bacterias que deriven incluso en salmonelas y hasta listeria", señala.