Boadella cree que "Vox es un partido que tiene que existir". "Tiene que ponerse a la contra de todo para darse la máxima difusión posible", señala. Para el catalán, este partido se coloca al otro lado "de la llamada corrección política". Opina sobre Podemos que ha sufrido las consecuencias del derecho a decidir. "No es extraño que surjan los dirigentes que se separan por todas partes", mantiene.

Destaca que la reacción de la calle a la sentencia del procés está "dirigida por las instituciones que forman parte del Estado y actúan contra el Estado". Lamenta "que en Cataluña no exista ninguna forma de autoridad que ponga las cosas en su sitio". "Se sigue adoctrinando desde las escuelas, desde los medios y nadie corta esta situación", matiza.

A Boadella le preocupa "que se toleren las cosas que dice Torra" y apuesta por poner en suspensión la autonomía. No tiene claro si la fórmula adecuada es aplicar el 155 y considera que existe un lapsus jurídico porque "jamás se hubiera pensado en España que Cataluña fuera tan desleal al Estado".