José Antonio Iranzo es el abogado de la madre de Pedro. El delincuente que murió después de sufrir dos puñetazos por parte de Borja que ayudó a la mujer al que esté robó el bolso. Borja ha sido condenado a dos años de cárcel y a pagar 180.000 euros de indemnización. Ahora la Fiscalía pide que el hombre no ingrese en prisión, petición a la que el abogado se opone frontalmente.

Asegura que los padres del fallecido, María y Pedro, han hecho lo imposible por intentar enderezar a su hijo. "Son dos personas mayores que viven en un pueblo y han visto cómo esta historia tenía este fatal desenlace", destaca. El letrado considera que Borja "actuó de forma inapropiada y causó un daño irreparable por lo que tiene que hacerse cargo de la situación", destaca.

El abogado destaca que en la agresión de Borja existieron agravantes y considera que fue un homicidio doloso, por lo que ve intención en Borja a la hora de quitarle la vida a Pedro.