La experta recomienda que en el caso de tener el teléfono móvil a la vista puedes mirarlo, pero cogerlo rompería tu momento en medio de una comida. Asegura que cuando alguien tiene problemas usa el teléfono móvil como evasión y eso representa un gran peligro. "Hay que tener claro que aunque tengas muchos problemas, el móvil no debe atraparnos", destaca.

Advierte además de los peligros de no despegarse del móvil mientras estás comiendo ya que "ni te enteras de la cantidad". "Si suena una llamada de teléfono mientras comes tienes que poner filtro y pensar: "¿Me va a romper mi momento?"", destaca.

La psicóloga advierte que lograr que el móvil no priorice tu vida está dentro de uno mismo. Cuando uno pasa un largo periodo de tiempo genera en su interior el 'morbo' de imagina quién puede haber intentado ponerse en contacto con él. Con estas sencillas premisas será más fácil evitar la tentación en verano:

1. Tener el móvi fuera de la mesa para sentirte libre

2. Quitar el sonido del terminal

3. Quiérete a ti mismo más que a tu movil