Lo que para dos jóvenes era una situación graciosa ha terminado en una multa de 500 euros. Un joven de 21 años paseó en el capó de su coche a una chica entre las risas de los que veían y grababan la escena. Uno de estos vídeos ha sido la clave para que la Unidad de Investigación y Prevención de Accidentes de la Guardia Urbana pudiera identificar al conductor que puso en peligro la integridad de la chica.

Los hechos ocurrieron en una calle del barrio de Poblenou, en el distrito de Sant Martí, en Barcelona. El chico se enfrenta a una multa de 500 euros por la infracción, conducción negligente o temeraria y la retirada de seis puntos del carnet de conducir. El chico declaró que la joven se había subido al coche sin que él pudiera evitarlo pero al final del vídeo se ve como el conductor repite la misma acción ante las risas de los presentes.