Veintidós familiares de Franco entre nietos y bisnietos han presenciado la exhumación. Muchos de ellos levantaban en alto el ataúd original en el que fue enterrado Francisco Franco hace 44 años en la Basílica del Valle de los Caídos. Finalmente el traslado de los restos mortales de Franco al cementerio de Mingorubio (El Pardo) se ha realizado en el ataúd original donde fue enterrado por deseo de la familia.

En un primer momento se habían dispuesto dos ataúdes nuevos para introducir sus restos mortales. Sin embargo, el Gobierno ha respetado el deseo de la familia de que no hubiera intercambio de ataúdes.

La familia Franco aupaba el féretro original del dictador por las escaleras de la basílica del Valle de los Caídos hasta introducirlo en el coche funerario. El ritual parecía más bien una reedición de la ceremonia funeraria de Franco dada la sobriedad de la comitiva.

Los familiares del dictador gritaban al unísono: "¡Viva España y viva Franco!" después de introducir el coche en el coche funerario.