"Nosotros no hemos ido a la tele, la tele ha venido a nosotros", asegura con firmeza la mujer de Rafael Benavent, el empresario de los camiones que esta semana ha sido polémica por las pegatinas de unas mujeres rubias rotuladas en las cabinas de su transportes.

Rafael asegura que las pegatinas llevan puestas desde el 2002 y que nunca le han supuesto un problema. Además, el empresario asegura que los camiones que han ido entrando a partir de 2016, "ninguno tiene pegatina".

En su defensa ha querido saltar su mujer, también camionera, quien afirma que su marido no es "un machista", si no que todo se ha visto, en parte, magnificado por el 'show' televisivo.

Este matrimonio asegura que, al principio, pensaron en poner a la Virgen del Pilar, en honor al nombre de la madre de Rafael. Pero finalmente, se decidieron por poner a una mujer rubia: "Lo que me fastidia es el bombo que se le está dando a algo, en mi opinión, que es absurdo", lamenta.

Para despedir la entrevista, la pareja ha pedido perdón a todos aquellos que se hayan podido sentir ofendidos pero esperan, a cambio, unas disculpas por todos aquellos que han descalificado de 'machista' a Rafael.