La activación de los solenoides de forma secuencial desde un ordenador permite el cruce de las bolas sin colisión.