En un sistema cerrado, la física se comporta de manera determinista. Es decir; conocidas las condiciones iniciales, se puede calcular de forma exacta la evolución y estado final del sistema. La gracia del experimento reside en el ejercicio mental que debemos realizar los seres humanos a la hora de estimar las condiciones iniciales necesarias para obtener el resultado final deseado.