CRISTAL TEMPLADO

Es un vidrio templado de seguridad SECURIT cuya particularidad está en que su rotura se considera segura, ya que rompe en cientos de pequeños fragmentos que minimizan el riesgo de daños graves sobre personas u objetos.

El vidrio templado es un tipo de vidrio de seguridad, procesados por tratamientos térmicos o químicos, para aumentar su resistencia en comparación con el vidrio normal.

Esto se logra poniendo las superficies exteriores en compresión y las superficies internas en tensión. Tales tensiones hacen que el vidrio, cuando se rompe, se desmenuce en trozos pequeños granulares que son menos peligrosos que los fragmentos dentados en los que se astillan los vidrios normales.

Para fabricar vidrio templado térmicamente, el vidrio flotado se calienta gradualmente hasta una temperatura de reblandecimiento de entre 575 y 635 °C para después enfriarlo muy rápidamente con aire.

El vidrio templado térmicamente es aproximadamente cuatro veces más resistente que el vidrio recocido del mismo espesor y configuración

Posee un excelente comportamiento mecánico en resistencia a impactos, a la flexotracción y a las tensiones térmicas, soportando unas diferencias de temperatura que pueden llegar a alcanzar los 200º C.

Los fragmentos granulares generados al romper el vidrio templado tienen menos probabilidades de causar lesiones que los dentados del vidrio normal.

Sin embargo, al golpear el cristal con la tarjeta rompe cristales vemos cómo se rompe fácilmente puesto el impacto no es plano, si no que se ejerce toda la fuerza del impacto sobre un punto muy concreto del cristal, desestabilizando la red cristalina haciendo que el vidrio se rompa en muchos fragmentos.