BIG CLAPPER

Su nombre es Masato Takahashi, la idea le surgió hace 10 años, cuando estaba en la universidad, quería hacer un robot de entretenimiento diferente algo que transmitiese positivismo, por ello decidió construir robots que aplauden, un idioma común mundialmente.

Comenzó con un prototipo de textura más humana basada en sus propios brazos como molde, pero el aspecto no era agradable y decidió construir robots de morfología simple.

Actualmente tiene unos pequeños aparatos para aplaudir con una única mano presionando un gatillo y otros robots más grandes que aplauden y tienen altavoz con sonidos de acompañamiento. Se pueden controlar con una aplicación y los utilizan en las tiendas para atraer al público, con sensores de movimiento detecta el paso de la gente para hacer comentarios y llamar la atención.

El primer prototipo funcionaba con aire a presión controlando con electroválvulas. Las siguientes versiones utilizan solenoides para recrear los movimientos de las manos y la boca.