Ciencia con Marron

¡Sandía explosiva! Marron hace estallar esta fruta utilizando sal: “No queda ni una pepita”

María Becerra se ha quedado impresionada con este espectacular experimento con solo una sandía y sal.

Publicidad

STORIES

Sal findida vs. Sandía

En la Sección de Ciencia de hoy hemos vertido sal fundida en el interior de una sandía y observaremos cómo estalla en pedazos.

La sal (cloruro de sodio) se funde a partir de 800 grados de temperatura. Calentaremos la sal a más de 1200 grados gracias a un horno alimentado con propano. Al entrar en contacto con el agua en el interior de la sandía a temperatura ambiente el agua absorbe muy rápido todo el calor y se evapora casi instantáneamente. Al convertirse en vapor, puede aumentar 1000 veces su tamaño produciendo un rápido aumento de la presión en el interior de la sandía que provoca el estallido de la misma.

Maíz en un microondas

En el experimento de hoy vamos a comprobar si podemos hacer palomitas de maíz directamente calentando la mazorca en el microondas.

Las palomitas de maíz

Para la elaboración de las palomitas de maíz se tuestan los granos (habitualmente friéndolos en aceite vegetal) hasta que ocurra una explosión. Solamente algunas variedades de maíz producen el resultado deseado, que es la súbita expansión del contenido del grano que provoca la ruptura repentina de la cáscara, y la formación de una masa esponjosa de color blanco, fenómeno que se debe principalmente al sobrecalentamiento de la humedad interna y el almidón contenido dentro. Durante su explosión, las palomitas producen un ruido y golpeteo característicos, junto con su inconfundible aroma.

Existen palomitas de maíz para horno de microondas, que se comercializan dentro de una bolsa de papel doblada de manera especial, junto con el aceite y la sal necesarios para su cocción, pero pondremos directamente la mazorca de maíz en el microondas.

Historia de las palomitas y el microondas

El maíz fue cultivado por primera vez en México hace 9000 años. Los arqueólogos han descubierto que las palomitas de maíz se conocen desde hace miles de años. En México, por ejemplo, se han encontrado restos de palomitas de maíz que datan de alrededor del año 3600 a. C.

El horno de microondas es un electrodoméstico usado en la cocina para cocinar o calentar alimentos que funciona mediante la generación de ondas electromagnéticas en la frecuencia de la radiación en torno a los 2450 MHz (2.45x109 Hz).

Como otros inventos, el horno de microondas es la aplicación secundaria de una tecnología destinada a otros fines. En 1945, durante una investigación relacionada con el radar, el doctor Percy Spencer, ingeniero de la Raytheon Corporation, estaba probando un tubo al vacío llamado magnetrón cuando descubrió que una barra de chocolate que tenía en su bolsillo se había derretido. Sospechando que aquello había sido causado por las ondas emitidas por el magnetrón, el doctor Spencer colocó algunas semillas de maíz para hacer palomitas cerca del tubo a modo de experimento. El maíz se coció e hinchó. Spencer repitió el experimento usando un huevo de gallina. Debido al rápido incremento de la temperatura, la presión interna hizo que el huevo explotara. Esto le animó a seguir experimentando con otros alimentos.

Otros efectos en microondas

Cerilla en microondas: Si ponemos una cerilla de pie encendida en el centro del horno microondas y lo encenderemos a su máxima potencia, a los pocos segundos, la llama del fósforo se descompone en globos luminosos.

La explicación. Los fantasmagóricos globos de luz que se observan no son otra cosa que plasma, el cuarto estado de agregación de la materia. Este está compuesto por átomos ionizados que han perdido sus electrones. Las microondas del horno hacen que esta ionización no se pierda, esto es, que si un átomo ionizado captura un electrón, la radiación electromagnética lo vuelve a liberar. En este caso, la función del horno es mantener la fuente de plasma que mana de la cerilla.

La sensación es aún más fuerte si se pone dentro de un vaso (transparente) girado boca abajo. Las ondas de plasma se irradian en el interior del recipiente creando una imagen asombrosa y extrañamente hipnótica

Uvas en el microondas

Cortaremos una uva por la mitad y la introduciremos en el microondas para obtener un efecto espectacular. Llamaradas de un color anaranjado brotan de la uva.

Debido a su composición y tamaño, las uvas pueden ‘atrapar’ microondas en el interior, actuando como resonadores a 2.4GHz. Cuando pones dos uvas juntas, además, estas microondas atrapadas pueden ’saltar’ entre ellas generando un ’punto caliente’ entre ellos. En este punto el campo electromagnético de las microondas está fuertemente amplificado, y si es activado durante el tiempo suficiente puede dar energía a los iones de la uva y crear el plasma.

Antena 3 » Programas » El Hormiguero » Secciones » Ciencia Marron

Publicidad