Publicidad

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

'Caligrafía láser'

Raquel Sánchez Silva consigue una tarjeta exclusiva de 'El Hormiguero 3.0' con la ciencia láser de Marron

El láser elimina las partículas del material marcando su superficie gracias al método conocido como ablación.

En resumen

Marron ha realizado un bonito homenaje a Raquel Sánchez Silva durante la sección de ciencia en 'El Hormiguero 3.0' presentando la 'caligrafía láser'.

GRABADO LASER

Hemos traído un láser de fibra de 20 watios. (El chico se llama Javier y la empresa se llama Laser comercial, empresa 100% española y emprendedora desde 2008 que se encarga de ensamblar y producir estas máquinas)

Funciona a partir de una fibra óptica dopada con tierras raras que consigue un rayo láser de 1064nm, suficiente para quitar óxido pero en la mano no hace nada, no lo comprobaremos por seguridad.

El mecanismo que utiliza es transformar potencia en luz a través de una bomba diodos. La luz recorre la fibra de la manguera y llega a la pistola en forma de punto de luz de 0,01 mm (o lo que es lo mismo 10 veces más fino que la pata de una hormiga). En la pistola lo que hay es unos espejos galvanizados que giran a una velocidad de 6000 mm/s (22 km/h) convirtiendo ese punto de luz en una línea.

Con el láser realizaremos dos procesos diferentes:

  • grabaremos una lámina de policarbonato y una chapa de acero inoxidable quemando ligeramente la capa superficial con el láser

Objetos:

  • Lámina policarbonato: Portada de su libro
  • Chapa acero: Tarjeta de Trancas y regla

Ablación láser que consiste en eliminar una capa de un determinado material (el anodizado de la tarjeta de acero inoxidable) de un objeto vaporizándola. Es decir, elimina la capa superficial quemándola y convirtiéndola en humo.

Objetos:

  • Chapa de acero anodizado: Tarjeta de visita El Hormiguero

Los usos más frecuentes de esta máquina son principalmente la eliminación de óxido en el sector del automóvil pero elimina otros materiales como ahora que se está empezando a utilizar para quitar los restos de quemado en las mallas de los hornos de las fábricas de galletas, algo que hasta ahora no tenía solución.