EL TREN MÁS SENCILLO DEL MUNDO

Este experimento se basa en la ley de Lenz, que nos dice que al circular una corriente por una espira, se genera un campo magnético que se opone a la variación de corriente. La regla de la mano derecha es una regla nemotécnica para recordar cómo se orienta el campo según el sentido de la corriente en la espira

Nuestro tren está formado por una pila en cuyos extremos tenemos colocados dos imanes de neodimio orientados con el mismo polo mirando hacia afuera. Al introducir este conjunto en la espira de cobre, cortocircuitamos la pila (ya que los imanes son conductores), de forma que circula corriente a través de la espira, y se induce un campo magnético en la dirección del eje por el proceso que hemos descrito anteriormente. Los imanes en presencia de este campo magnético experimentan una fuerza en la dirección de este eje, haciendo que avance (o retroceda si colocamos el conjunto de la pila y los imanes en sentido contrario).