Alta tensión con velas

Hoy llevaremos a cabo dos experimentos que involucran alta tensión y velas.

En el primero emplearemos una bobina de Tesla. Una bobina de Tesla es un tipo de transformador resonante, llamado así en honor a su inventor, Nikola Tesla, quien la patentó en 1891. Se emplea para obtener alto voltaje en corriente alterna a alta frecuencia. Al encender las velas, tenemos una llama capaz de calentar el aire a su alrededor. Calentar un gas puede ionizar sus moléculas o átomos (reduciendo o incrementado su número de electrones para formar iones), por lo que se convierten en buenos conductores eléctricos. De esta forma a pesar de que la distancia es lo suficientemente grande para que no salte arco entre el toroide y el terminal de tierra a través del aire, al introducir las llamas el arco salta.

En el segundo, para generar alto voltaje emplearemos un convertidor Boost (o elevador) que es un convertidor DC a DC que obtiene a su salida una tensión continua mayor que a su entrada. Gracias a este dispositivo generaremos un viento iónico capaz de desplazar la llama e incluso apagarla. El viento de iones o viento iónico es el flujo de aire inducido por fuerzas electrostáticas. Cuando el campo eléctrico generado por las cargas en un conductor afilado es muy elevado, ioniza el aire alrededor de la punta, y se puede ver un pequeño chorro de plasma púrpura. La punta repele la nube de iones con carga similar, y la nube de iones se expande inmediatamente debido a la repulsión entre los propios iones. Esta repulsión de iones crea un "viento" eléctrico que emana de la punta, que

suele ir acompañado de un silbido debido al cambio en la presión del aire en la punta.