Publicidad

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

Tecnología punta

Marron sorprende con el único robot masajista: ¡a base de aire comprimido!

Este robot es capaz, junto con el profesional sanitario, de colaborar en un tratamiento personalizado aplicando aire a presión en dolencias musculares.

En resumen

La empresa ADAMO Robot nos trae lo último en robótica del área médico-rehabilitadora. El nombre nace de la creación de Adan pintada por Miguel Angel en la Capilla Sixtina. El robot colaborativo (significa que es 100% seguro y ante movimientos bruscos se parará) de ADAMO es un autómata que realiza una presión con aire comprimido de entre 4 a 10 bares lo que produce los efectos deseados en la espalda del paciente. Trata las dolencias musculoesqueléticas con aire comprimido a determinada temperatura sin necesidad de tener contacto directo con el paciente lo cual reduce el dolor. Se han desarrollado 3 prototipos funcionales que se han testado con gran éxito en clínicas y hospitales previa salida comercial de ADAMO ROBOT. Son tratamientos individuales y personalizados de aproximadamente 15-20 minutos. Una de las ventajas sería que todos los datos extraídos del paciente se suben a la nube de modo que si te encuentras en otra clínica que tenga el robot, podrían tratarte sin ningún problema.

El robot ADAMO se basa en un método de fisioterapia usado ampliamente por fisioterapeutas que consiste en aplicar presión continua sobre PGM (puntos gatillo miofasciales). Estos puntos deben ser definidos por un profesional sanitario (Médico o fisioterapeuta) y así determinar la existencia de la patología que pueda ser tratada con ADAMO.

Es capaz de tratar dolores en distintos puntos de la columna vertebral, estos dolores se conocen como “algias vertebrales” (son síndromes dolorosos del raquis y de las raíces nerviosas que aparecen con gran frecuencia debido al estilo de vida tan estresado que tenemos hoy en día). Las algias vertebrales más comunes son: cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias.

ADAMO basa su funcionamiento en un programa informático que controla al robot manipulador, el cual, y por medio de unas cámaras termográficas instaladas en su extremo, debe encontrar en cada sesión los puntos de tratamiento en el paciente definidos previamente por el profesional sanitario y aplicar el aire a presión necesaria. Esta presión es generada por medio de una boquilla de aire comprimido integrada en un manípulo instalado en el extremo del robot.

¡Dale al play para descubrir el experimento!

Los invitados esta vez en 'El Hormiguero 3.0' ha sido Mario Casas y José Coronado. Pablo Motos le ha preguntado a Mario sobre cómo son las precauciones sanitarias que se toman a la hora de afrontar un rodaje. De hecho, el presentador ha ido más allá y le ha preguntado sobre cómo se plantean ahora las escenas íntimas.