Al calentar el agua de la botella, se genera en el interior vapor de agua a alta temperatura. Cuando la introducimos en la pecera con agua y hielo bajamos su temperatura. Según la ley de Gay-Lussac, a volumen constante, la relación entre presión y temperatura permanece constante.

Esto quiere decir que cuando disminuimos, como hemos dicho, su temperatura, la presión tiene que disminuir en la misma proporción.

Esto provoca un efecto de succión, haciendo que los huevos entren en la botella.