Un taladro de bombeo es una herramienta simple que se utiliza para hacer agujeros a mano en materiales livianos y que ha estado en uso durante siglos. El taladro en sí se compone de:

-El eje de perforación (broca).

-Una tabla angosta con un agujero en el centro.

-Un peso (generalmente un disco pesado) que actúa como un volante.

-Un tramo de cuerda.

El peso se adjunta cerca de la parte inferior del eje y la tabla con el agujero se desliza sobre la parte superior. El cordaje se pasa por un agujero cerca de la parte superior del eje y se fija a cada extremo de la tabla de forma que esta cuelgue justo por encima del peso. El extremo inferior del eje generalmente tiene un orificio para ajustar las brocas.

Para usarlo, una mano se coloca en la tabla mientras que la otra gira el eje para enrollar el cable alrededor de su longitud, elevando así la tabla con el agujero hasta cerca de la parte superior donde se tensa el cable. Se coloca la punta contra el material que se va a perforar y se mantiene en posición vertical, se ejerce una suave presión hacia abajo sobre la tabla, haciendo que la broca gire rápidamente. Una vez que se llega al punto más bajo, se alivia el peso y se permite que rebote enrollando el cable alrededor del eje y permitiendo que se repita el proceso. Es una habilidad simple en concepto, pero requiere algo de práctica para dominar y acelera enormemente el proceso de hacer pequeños agujeros