ROMBOS TRAMPOSOS

Si este fuera un tablero de ajedrez normal, debido a la posición relativa de los cuadrados estos serían de colores opuestos. Sin embargo, al haber una sombra dibujada en el tablero los colores cambian, haciendo que un cuadrado claro en la zona de sombra tenga el mismo tono que uno oscuro en la zona de luz. Nuestro cerebro sin embargo, para interpretar esto aclara el cuadrado interior y oscurece el exterior de modo que obtenemos este efecto óptico.