Lanzallamas de colores

Para este experimento hemos construído dos lanzallamas. Cada uno de ellos está compuesto por un calderín, en cuyo interior se aloja el combustible, que será metanol (ya que tiene una baja temperatura de ignición) y aire a 3kg de presión como propelente. Como llama piloto tenemos un pequeño trapo impregnado en gasolina en la trayectoria de salida del combustible. El sistema es seguro gracias a una válvula de no retorno, que impide que las llamas puedan retornar al calderín.

El metanol arde con una llama incolora o transparente, por lo que hemos añadido productos químicos para obtener las llamas de colores. En concreto, ácido bórico para el color verde y cloruro de litio para el color rosa.