DOBLAR BILLETES

Al doblar el billete, el dibujo ya no está en un solo plano, sino en varios. Los planos que no quedan perpendiculares a la línea de visión (comisuras de los labios) sufren cambios visuales dependiendo de nuestra perspectiva, si los miras desde arriba las líneas parecen descender y por lo tanto vemos la cara triste. Sin embargo si lo miras desde abajo las líneas parecen ascender y tenemos una sonrisa.

La perspectiva es la proyección en plano de un objeto tridimensional. El billete sin doblar, al tener un único plano, mantiene una perspectiva constante. Sin embargo, al crear planos adicionales, se crea una figura tridimensional cuyo movimiento influye a la perspectiva.