Todo al hardware del sistema Spirio está integrado en la estructura para no alterar su aspecto ni su rendimiento. Incluye una CPU que controla los solenoides que accionan las notas y los pedales, y un módulo bluetooth que le permite comunicarse con una aplicación para iPad. La aplicación contiene a día de hoy unos 3500 archivos, pero actualiza su biblioteca cada mes.

Las piezas se graban en unos estudios en Nueva York, Hamburgo y Shanghai, donde los artistas interpretan las obras en Spirios grabadores, que pueden grabar cerca de unas 1000 muestras por segundos y con unos 800 matices para cada tecla, por lo que cada pieza se registra como un extensísimo archivo de audio.

Además, están empleando otra tecnología que permite recuperar las interpretaciones de artistas ya fallecidos a partir de audios y vídeos.

Hinves tiene actualmente varios de estos en Madrid, Marbella, Portugal,... Su precio es de unos 170.000€, aunque hay otros modelos más pequeños por 120.000€.